lunes, 27 de junio de 2011

CASAS DEL AGUILA Y LA PARRA SANTILLANA DEL MAR

Las Casas del Aguila y la Parra se encuentran en el lateral de la parte alta de la Plaza Mayor, Plaza de Ramón y Pelayo, de Santillana del Mar, junto al Ayuntamiento.

La Casa de la Parra, a la derecha, debe su nombre a una gran parra que adornaba antiguamente su fachada, antes de ser sustituida por una pantalla de entramado de madera y ladrillo.
Fue construida a principios del siglo XVI en estilo gótico.
En la fachada principal, a la plaza tiene dos puertas góticas.

La Casa del Águila se construyó a mediados del siglo XVII.
Debe su nombre al águila del escudo de su fachada, de la familia Estrada Tagle.
Destacan en la planta baja dos arcadas de medio punto a la plaza y dos laterales en los soportales.
En el piso superior una solana en todo el ancho de la fachada.

Las dos casas están unidas entre sí por un estrecho corredor de dos alturas.

Actualmente el conjunto pertenece a la Cosejería de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria, donde se realizan exposiciones.


En la entrada a la Plaza de Ramón y Pelayo por la parte alta, vemos la Casa del Águila y a la derecha la Casa de la Parra.

Desde aquí se nos oculta la unión.

La Casa de la Parra y la unión de dos alturas entre ambas casas.

4 comentarios:

Cris dijo...

Ay Lito!
Me siento paseando por esas calles empedradas, observando esas piedras y maderas tan artísticamente entramadas. Sobaos, quesada, en Las quintas. Exposiciones. Parque. Misa en la colegiata. Actuaciones en la plaza. Como no volver a Santillana....
Un abrazo
Cristina

Lito dijo...

Hola Cris.
Santillana del Mar es el lugar ideal para perderse sin prisas por sus calles, admitar los detalles de cada edificio y confundirse con los turistas. Mucho que ver y disfrutar.
Un abrazo.

Mª Angeles y Jose dijo...

Curiosos nombres lo de las casas!!!

Por fuera se ven preciosas, por dentro tienen que ser verdaderos tesoros.

Besos

Lito dijo...

Hola Mª Angeles y Jose.
Pues han tenido suerte de que cada casa tenga un sólo nombre. Forma parte de la tradición.
Al resto de los edificios de Santillana del Mar y de la mayoría de los lugares les pasa lo mismo.
A muchos lugares y edificios se les conoce incluso por varias denominaciones, dependiendo de la gente y los lugareños.
Un abrazo.